Inicio

Alma Campuzano Rodríguez, artista y restauradora.

Nacida en 1984 y residente en Torrelavega, Cantabria. Licenciada en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid. También cursó estudios en la Universidad de Vincennes-Saint Denis de Paris.

Con amplia experiencia en el campo de la Conservación-Restauración de obras de Arte, ha intervenido en importantes proyectos;  rehabilitación de la Universidad Pontificia de Comillas,  conservación-restauración de las esculturas ubicadas en el exterior del museo Jesús Otero de Santillana del Mar, la restauración del retablo de la iglesia de San Miguel de Ogarrio; asi como el inventariado de obras de arte y digitalización de documentos.

Realiza obras por encargo en diferentes técnicas y formatos. Retratos y caricaturas a lápiz, carboncillo, acuarela, óleo, acrílico, cera, pastel…  Murales para decoración de espacios interiores y exteriores. Montaje y edición de vídeo. Fotografía. Escultura

Si desea información sobre precios puede contactar con ella en: alma1984cr@gmail.com

Instagram: @alma_campuzano

Alma Campuzano viene a mostrar un compendio de nuevas pinturas de reciente creación, una colección de imágenes creadas mediante acrílico sobre lienzo.

Formada en la Universidad Complutense de Madrid viene de coincidir allí con un grupo muy dispar de compañeros, donde quizá por casualidades de la vida o porque realmente esta generación que ha recibido tantos nombres y han sido vapuleados por las afiladas fauces de los peores momentos de la crisis tienen verdaderamente un discurso que los unifica, con los cuales comparte un tema común: El desencanto.

Y es que, los primeros Millenial (personas nacidas entre 1981 y 1996) han sido probablemente los menos cándidos con su camino y los más críticos con aquellas ideas que parecieron fijas y de pronto cambiaron.

Los conceptos sobre estabilidad económica o estabilidad sentimental han mutado y lo que pensábamos que nunca podríamos perdonar se perdonó, pues aquello que no podía pasar terminó resultando un bocado amargo real como la vida misma.

Se nos acusa de ser extremadamente ególatras siempre hablando de nuestras propias experiencias, poniéndolas bajo el foco.

Ésto no es así en las imágenes que se nos plantean. El retrato y en concreto el autorretrato son formas de hacer bien representadas durante la historia del arte y al contrario que los selfies de instagram, cuando un artista se autorretrata teje con cada pincelada o cada línea en el papel un entramado de posiciones personales y políticas, un ideario.

Al observar los cuadros de Alma Campuzano podemos beber de referencias directas a como no, Frida Kahlo, pero yo también observo la crudeza de las imágenes de la fotógrafa Nan Goldin, algo de la riqueza narrativa de Kiki Smith y el humor negro de Louise Bourgeois.

Retomando los pinceles hace relativamente poco no es la historia que a la artista le ha llevado a pintar de nuevo lo que nos interesa sino crear nuestras propias conclusiones mediante sus juegos de cuerpos carnosos, a veces mezclados con objetos, muchas veces pesados, saliendo de la oscuridad y con una crudeza que ella misma califica de bestial.

El momento no puede ser más adecuado, las mujeres quieren dejar de ser anónimas, un segundo sexo y escribir de primera mano el futuro. Se lo debemos a todas ellas, debemos poner en valor la crudeza de sentimientos que tenemos delante, la energía arrolladoramente creativa del amor y del desamor.

José Antonio Vallejo Serrano.

(Artista)

 

 

Anuncios